BLOG Y NOTAS

CORONAVIRUS:

IMPLICANCIAS EN EL MEDIO AMBIENTE Y EL COMPORTAMIENTO DE LAS PERSONAS

Al haber transcurrido más de 21 días de aislamiento social, las preocupaciones sobre el impacto directo del COVID-19 en las personas se ha incrementado, gracias a los diversos mensajes, que se propalan en los medios de comunicación y de manera particular por lo que se publican a través de las redes sociales, que en vez de brindar adecuada información en la mayor parte de veces genera gran desconcierto. Sin embargo, muy poco se informado en relación a la recuperación del medio ambiente gracias a la “cuarentena” y las implicancias de esta pandemia en el comportamiento de las personas. 

1.- CAMBIOS EN EL MEDIO AMBIENTE

El aislamiento social y la reducida movilidad de las personas y vehículos, han permitido que  muchas actividades habituales se detengan y consiguientemente se observa consecuencias ambientales en el aire, el agua, la biodiversidad, entre otras. 

Debido a fábricas y talleres paralizados o de actividad muy reducida y la escasa circulación de vehículos, personas, y otros, se puede observar mejoras innegables en el medio ambiente y la calidad del aire. Lo propio ocurre con los niveles de ruido, la contaminación sonora ha disminuido. De acuerdo a algunos analistas del medio ambiente, las concentraciones de dióxido de nitrógeno, uno de los principales gases contaminantes en el aire, se han reducido entre un 30 y 60 % con respecto a los valores habituales.  

La transparencia y limpidez de las aguas de nuestros ríos, lagos y el mar son hechos evidentes. Ha llamado mucho la atención las imágenes de delfines y otros en las costas de nuestro litoral, la presencia de miles de aves marítimas en las playas de Lima. Aunque duela decirlo, estos cambios se explican, en gran medida, por la casi ausencia del hombre. 

Otros hechos que merece la atención, es la presencia inusitada de animales visitando zonas urbanas en diferentes lugares del mundo. La búsqueda de recursos por parte de esos animales y la llegada de animales salvajes a zonas urbanas pueden conducir a cambios en sus interacciones con el ser humano más adelante. 

Los efectos del aislamiento social, como medida preventiva frente al Covid-19, han generado efectos positivos en el medio ambiente. La pregunta es, ¿Por cuánto tiempo seremos capaces de mantener la recuperación de nuestro medio ambiente? ¿En TODOS los proyectos incorporaremos actividades para conservar o mejorar nuestro medio ambiente? Esperemos que esta crisis nos ayude a entender que el medio ambiente no puede ser sacrificado nuevamente en los modelos de crecimiento que implementa el sistema y que en su lugar debería implementarse verdaderos modelos de desarrollo, en que se garantice la vida del hombre y su entorno natural.

2.- CAMBIOS EN EL COMPORTAMIENTO DE LAS PERSONAS

El aislamiento social dispuesto por nuestro gobierno, frente al Corona Virus  Covid-19, ha permitido fortalecer a las familias peruanas, gracias a la interacción y dialogo permanente entre sus integrantes; la asignación de tareas y roles ha sido la mejor respuesta en la forma de organizarse; el análisis en familia sobre los acontecimientos cotidianos les han permitido insumos para la planificación desde el hogar; ha permitido el ejercicio de ciudadanía, mediante el reconocimiento y cumplimiento de obligaciones y derechos bajo estas condiciones; los valores como la solidaridad, respeto, la justicia, la responsabilidad, entre otros se han puesto en evidencia; se han generado nuevos aprendizajes; la iniciativa e innovación surgieron como respuesta a nuestras limitaciones. Una gran experiencia que jamás olvidaremos. 

Esta experiencia, trae consigo el reemplazo de viejos hábitos por otros nuevos. Hoy el lavado de manos, es una necesidad trascendental, su perseverancia nos llevara al hábito y así podremos resguardar nuestra salud.

Concluido el aislamiento social, retomaremos gradualmente nuestras actividades. En este escenario, nuevo por cierto, es previsible que la incertidumbre sea factor importante que ha de influir en el comportamiento de las personas, gracias a la abundancia de mensajes que se emiten cotidianamente por las redes sociales, lo cual tendrá consecuencias de carácter psicológico en adultos y niños, en el caso de los alumnos será necesario realizar un trabajo socioemocional previo a los aprendizajes por áreas.
Según los estudios que viene realizando el Psicólogo madrileño, Tomás Santa Cecilia, cuatro serían las consecuencias psicológicas derivadas de esta experiencia viral: La hipocondría como factor relevante; la presencia de los rumores; La preferencia por la pequeña comunidad; y, el Énfasis en el pensamiento a largo plazo.

LA HIPOCONDRÍA COMO UN FACTOR RELEVANTE

La hipocondría (trastorno caracterizado por la presencia de un elevado nivel de miedo, preocupación y ansiedad ante la creencia o el convencimiento de estar padeciendo una enfermedad médica grave, o bien por la posibilidad de estar contrayéndola) es la consecuencia psicológica más clara de fenómenos como la propagación de este coronavirus. Esta propensión a asumir que las probabilidades de que estemos contagiados o que nos esté afectando, son muy altas; esta percepción estará presente en mayor o menor en la mayoría de las personas, al concluir la “cuarentena”.  

Las noticias de contagiados y fallecidos se difunden de distinta manera. A través de las redes sociales se propalan mensajes alarmistas que vienen generando miedo y ansiedad más allá de lo debido.

La presencia de rumores y su importancia

Frente a situaciones de incertidumbre, la información se vuelve más valiosa que nunca. Se  especula mucho sobre lo que pasará; pues, nunca hemos tenido una experiencia como esta, y ante la difusión desmedida de noticias relacionadas con esto, se crea un clima de inseguridad.  

Debido a los casos de contagio masivo, los rumores pueden perjudicar a muchas personas a causa  de la importancia que se le demos. De ahí que resulta indispensable la validación de la información. Las personas mayor vulnerabilidad social podrán ser excluidas, estigmatizarlas y/o maltratados debido a la importancia que le demos a los rumores.

La preferencia por la pequeña comunidad

Los seres humanos somos seres sociales "por naturaleza", como suele decirse. Sin embargo, que  seamos sociales no implica que las sociedades en las que queremos formar parte sean muy extensas. De hecho, los cambios que se dan en el contexto son capaces de hacernos virar rápidamente en este sentido, pasando de participar en amplios sectores de la sociedad a querer participar casi en exclusiva en micro-sociedades, el grupo, los conocidos, la familia. 

Normalmente, cuando surge el miedo a pandemias, las personas tienden a evitar relaciones  sociales poco significativas, su interacción es con aquellas personas más relevantes y con las que se suele convivir más. (Es decir, con las que se tiene más probabilidades de no exponerse, minimizando el riesgo de contagio).

Énfasis en el pensamiento a largo plazo

Otra de las consecuencias psicológicas es el miedo, miedo a los cambios radicales en el estilo de vida, la gente sufre al salir de su zona de confort.

Ante las medidas que ha implementado el gobierno y que de hecho ha alterado nuestro modo de vida, se ha observado a muchas personas aprovisionarse más allá de lo normal, vaciando los supermercados y dejando de lado las necesidades de sus semejantes. Según Tomás Santa Cecilia, “los seres humanos tenemos tendencia a centrarnos en las opciones pesimistas de futuro (dentro de varias posibles opciones que nos parecen razonables). Aunque esto implique perder la oportunidad de ganar, nos preocupa más el riesgo de perder”.

Indiscutiblemente los efectos psicológicos del coronavirus y su enfermedad COVID-19, ya se están originando cambios y continuaran provocando más.  

De toda esta situación resaltamos la alegría que nos genera las noticias sobre la mejora del medio ambiente, se nos presente como un reto para la humanidad; para plasmar esas competencias transversales de las que hablamos en nuestro currículo nacional; para ejercer ciudadanía como persona, como maestro y como autoridades que garantizan la conservación del medio ambiente, como garantía de una vida saludable para todas las generaciones.  

De igual manera, el manejo responsable de la información va de la mano con la tarea educativa, tarea que no es exclusiva responsabilidad del maestro, sino de todos los que cohabitamos en este espacio territorial, los padres de familia, la autoridades de todos los niveles de gobierno, los medios de comunicación que hoy más que nunca tiene la importante labor de informar con certidumbre, de reproducir cultura y conocimientos. Esta es una nueva oportunidad que nos da la vida, para corregir lo andado, para caminar juntos por el bienestar común. De todos nosotros depende el resultado.

Dirección

Calle Libra N° 1137                     
Lima 39

Contactos

Email: info@igniteperu.com
Teléfono: 966 428 954